El hallazgo de una nueva diana molecular en este trastorno mental posibilitaría el desarrollo de tratamientos más selectivos con tiempos de respuesta más rápidos y menos efectos adversos.

Una patología más habitual de los que se pueda pensar. Una persona mayor que de repente no quiera comer, puede ser perfectamente el inicio de un cuadro depresivo. 

Axarquía Salud