Su “páncreas artificial” inteligente y sin agujas podría mejorar la calidad de vida de los millones de diabéticos que hay en el mundo.

Axarquía Salud