No son lo mismo. Y algunos son mejores que otros, sobretodo para pacientes con diabetes. 

Es una de las cosas que siempre tenemos que tener en mente. Leer etiquetas y saber qué estamos comiendo. No es lo mismo tomar sacarosa que fructosa. Hay una serie de diferencias muy importantes.

Pero hay que conocerlas. 

Axarquía Salud