Tener diabetes tipo 1 de joven implica mayor riesgo cardiovascular y menor esperanza de vida. Más motivo para controlar nuestra enfermedad.

Ser diagnosticado con diabetes tipo 1 a una edad temprana se asocia con más complicaciones cardiovasculares y una menor esperanza de vida. En concreto, las personas con esta enfermedad que son diagnosticadas siendo jóvenes tienen, en promedio, una vida 16 años más corta en comparación con las personas sin diabetes, y 10 años más corta que las personas diagnosticadas en una edad más avanzada.

Datos fríos y duros pero que son una realidad.

Aquí os dejo algo más de información. 

Axarquía Salud