Es una pregunta que siempre hay que hacerse a la hora de manejar una App. El caso es que como nos dicen en la entrada estos investigadores han llegado a la conclusión de que la mayoría de Apps se desarrolla sin criterio médico. Es decir que pueden contener información poco veraz, tratamientos inservibles y la mayoría de veces costosos en sobremanera, y lo más peligroso (más aún) que pueden dar falsas esperanzas a alguien que puede aferrarse a un clavo ardiendo.

Aquí os dejo algo de información al respecto. 

Axarquía Salud