Ya se han acabado las navidades. Ya se han acabado las comidas en la calle. Ya hay que volver a la normalidad. 

Pero no tenemos que recluirnos como monjes de clausura. Podemos salir a comer o a cenar, según nos venga. Por eso me parece que unas nociones, sobretodo para los peques, de lo que podemos pedir, o a que tipo de restaurante podemos ir, me parecen interesantes.

Volvemos a lo de siempre. Podemos hacer una vida totalmente normal, pero con un pelin de sentido común.

Comiendo afuera cuando su hijo tiene diabetes

Axarquía Salud