La Asociación Americana de Diabetes (ADA en inglés) hace una serie de recomendaciones periódicamente. En este caso se trata de un artículo publicado en Diabetes Care (su revista oficial), hace unos años, sobre la insulina y su administración, que están totalmente vigentes a día de hoy.

Los procedimientos de inyección.

Las inyecciones se deben de realizar en el tejido subcutáneo. Se debe coger un pequeño pliegue de piel y a continuación, inyectar la insulina en un ángulo de 90 °. En niños o en personas muy delgadas, se puede usar agujas más cortas o inyectar en un ángulo de 45 ° para evitar la inyección intramuscular, y esto especialmente en la zona de los muslos. La aguja debe permanecer dentro de la piel durante 5 segundos después de la punción completa del émbolo para asegurar la entrada completa de la dosis de insulina.

Hay que ser conscientes de que las burbujas de aire en una pluma de insulina pueden reducir la tasa de flujo de insulina de la pluma; Si tenemos una burbuja en el bolígrafo de insulina, incluso si la aguja se mantiene debajo de la piel durante 10 segundos después de presionar el émbolo, puede disminuir la dosis de insulina que se esté poniendo el paciente. El aire puede entrar en el depósito de la pluma de insulina, ya sea durante la fabricación, o por que dejemos la aguja entre inyecciones. Para evitar este problema, debemos de evitar dejar una aguja en el bolígrafo de insulina entre inyecciones y cebar con 2 unidades de insulina todos los bolígrafos antes de cada inyección.

Si una inyección se presenta especialmente dolorosa o si sangre o un líquido claro se ve después de retirar la aguja, el paciente debe aplicar presión durante 5-8 segundos sin frotar. Si ocurre algo así, ese día deberemos de monitorizar la glucemia con mayor frecuencia. Si el paciente sospecha que no toda la dosis de insulina se ha administrado, la glucosa en sangre se debe comprobar a las pocas horas de la inyección. Si aparecen hematomas, dolor, ronchas, enrojecimiento o dolor en el lugar de la inyección, la técnica de inyección debe ser examinada por un médico o un educador en diabetes. Las inyecciones dolorosas se pueden minimizar de la siguiente forma:

  • La insulina se debe de inyectar a temperatura ambiente.

  • Asegurarse de que no queden burbujas de aire en la jeringa/bolígrafo antes de la inyección.

  • Esperar hasta que el alcohol tópico (si se usa) se haya evaporado completamente antes de la inyección.

  • Mantener los músculos de la zona de inyección relajados, sin estar tenso, cuando se inyecta la insulina.

  • Penetrar en la piel rápidamente.

  • No cambiar de dirección de la aguja durante la inserción o retirada.

  • No reutilizar las agujas.

 

Sitio de la inyección

La insulina puede ser inyectada en el tejido subcutáneo de la parte superior de los brazos y la parte anterior y lateral del muslo, las nalgas y abdomen (con la excepción de un círculo con un radio de unos 4 cm alrededor del ombligo). La rotación del sitio de inyección es importante para prevenir lipohipertrofia o lipoatrofia. Partiendo de la practica de la rotación de las inyecciones, se recomienda girar dentro de una misma zona (por ejemplo, inyecciones de rotación sistemáticamente dentro del abdomen) en lugar de girar a un área diferente con cada inyección. Si hacemos esto, se puede disminuir la variabilidad en la absorción de día a día. La selección del sitio debe tener en cuenta la variable de absorción entre sitios. El abdomen tiene la mayor tasa de absorción, seguido de los brazos, los muslos y las nalgas. El ejercicio aumenta la tasa de absorción de los sitios de inyección, probablemente por aumento del flujo sanguíneo a la piel y quizás también por acciones locales. Las áreas que presentan lipohipertrofia generalmente muestran una absorción más lenta. La velocidad de absorción también difiere si la inyección se realiza de forma subcutánea o intramuscular. Por esta última vía, la absorción es más rápida y, aunque no se recomienda para su uso rutinario, puede utilizarse en otras circunstancias (por ejemplo, la cetoacidosis diabética o la deshidratación).

Axarquía Salud