Pues lo que significa es básicamente que para ser madre o padre de un peque con diabetes hay que estar hecho de un material de otra galaxia.

No solamente por todo lo que conlleva para el peque, sino para todo lo que nos llevamos nosotros por ser padres.

Los peques son un lujo, pero de los padres ni hablamos…..GENIALES!!

 

Axarquía Salud