Muchas veces nos quejamos de que tenemos mucho apetito, pero en otras ocasiones es todo lo contrario. Falta de apetito. 

Además de la depresión u otras alteraciones en el estado de ánimo, el estrés y el aburrimiento también pueden hacer que desaparezca el apetito, por lo que conviene controlarlos.

Aquí os dejo algo de información.

Axarquía Salud