La verdad es que no nos libramos de nada. Como dije en una ocasión y como muy bien me dice mi madre, somos unos «carritos de chucherías». No nos falta de nada.

Pues bien. Tampoco nos falta de patología auditiva.

Un enlace que nos habla del tema.

Axarquía Salud