El levantarse todas las noches a orinar, puede ser motivado por varias razones. En nuestro caso, por un aumento de la glucemia, que conlleva tener que orinar más frecuentemente, sin dejarnos descansar.

Además, cuanto más controlada tengáis la enfermedad, menos os tendréis que levantar a orinar, y más descansados estaréis.

Axarquía Salud