Si hay una enfermedad que requiera ser metódico en todas nuestras actuaciones, esa es la diabetes. 

El hecho de olvidarnos la inyección de insulina, como dice el título de la entrada, es algo imperdonable. Pero que levante la mano aquel, al que no le ha ocurrido alguna vez. Sobretodo cuando como yo, llevo en esto más de 25 años. No todos los días nos levantamos igual. 

Axarquía Salud