Por lo menos parece que tenemos menos asma que el resto de la población.

Resultados de un reciente estudio que nos indica que los niños con diabetes tipo 1 y asma parece que necesitan más dosis de insulina que el resto de los pacientes sin asma.

La causa parece que podría ser sencilla. Menos actividad física y más tratamientos a base de corticoides.

Axarquía Salud