Los niños con diabetes que hacen deportes necesitan menos insulina que los que no lo practican.

¿Necesitamos más motivos?

Axarquía Salud