Podemos tomar cantidades moderadas de “azúcar”. Solo con sentido común. 

En estas fechas próximas de Semana Santa, hay una cantidad ingente de dulces y postres azucarados. Un paciente con diabetes puede caer en la tentación. Solo tiene que estar informado.

Axarquía Salud