Un nuevo avance en la búsqueda de una cura definitiva de esta enfermedad. 

Investigadores de la Universidad de Chicago han demostrado que las células progenitoras epidérmicas, las de la piel, pueden ser utilizadas para vehiculizar terapias génicas para corregir obesidad y diabetes tipo 2, un avance que han demostrado en modelos animales utilizando la tecnología CRISPR.

Axarquía Salud