La modificación del ‘ADN basura’ podría ser clave para hacer frente a la diabetes tipo 1.

Una décima parte de los polimorfismos asociados con esta enfermedad está localizado en ARNs largos no codificantes.

Axarquía Salud