Son fármacos de uso hospitalario. Se utilizan no solo como medicamento paliativo y si en otras muchas enfermedades. 

El cáncer es una de ellas, pero hay más. Como por ejemplo la Esclerosis Múltiple.

Son fármacos muy caros, pero ese no debería de ser nuestro problema como usuarios de la sanidad pública. Eso si, usarlos con “educación sanirtaria” y con indicación. No vale llegar a nuestro médico y decir que hemos leido una noticia o tal y que queremos estos medicamentos. Hay que cumplir unas indicaciones.

Axarquía Salud