Esto ya es conocido desde hace mucho tiempo, pero cada vez se hace más incapie en los distintos Servicios de Urgencias de todos los Hospitales.

No solo el infarto puede matarnos. Si a eso añadimos la presencia de una hiperglucemia la cosa se complica un poco. Y lo digo por experiencia propia. He visto fallecer a pacientes con infartos, que sobre el papel (distintas pruebas que se realizan en Urgencias), no eran, o más bien no parecían infartos complicados, pero que presentaban cifras glucémicas muy muy elevadas. Y finalmente fallecían.

Más problemas para todos los diabéticos, pero nadie dijo que todo iba a ser color de rosa.

Axarquía Salud