El que nuestros pequeños sean «dulces» pequeños, no quita que deban jugar como los que más. Es posible que puede que jueguen «más» que los demás.

Ya os he comentado que suelen ser muy especiales.

Tienen que jugar y divertirse.

Axarquía Salud