Y una combinación que no suele avisar. 

Esta enfermedad solo se puede diagnosticar mediante una analítica y una Ecografía Abdominal, por lo cual deberemos de acudir a nuestro médico y hacernos algún tipo de prueba periódicamente.

El hígado graso es una patología que suele tener arraigo familiar, por lo que si ya sabemos que un familiar la padece, si nosotros además padecemos de diabetes, tendremos que acudir si o si a nuestro médico.

Aquí os dejo algo de información. 

Axarquía Salud