Si no se puede tomar, no se puede tomar, pero esta circunstancia no le ocurre a todo el mundo. 

A las personas intolerantes al gluten no les queda otra opción: han de seguir una dieta libre de esta proteína presente en cereales como el trigo o la avena. Sin embargo, además, en los últimos tiempos está proliferando también un perfil de persona que, a pesar de poder comer gluten perfectamente, no lo hace.

Aquí os dejo algo más de información sobre el estudio que confirma la necesidad de tomar gluten (aquellos que podamos). 

Axarquía Salud