La legislación española permite este tipo de fraudes.

Y digo bien. Fraudes. A las etiquetas de los productos se les permite “decir” lo que quieran, y luego nos llevamos sorpresas.

Ahora en referencia a los edulcorantes artificiales. De los cuales hay mucho de lo que hablar.

Axarquía Salud