Este problema se ha visto sobretodo en poblaciones como la estadounidense, ya que en esta última década se ha producido un cambio de las insulinas humanas a las insulinas análogas, que cuestan más pero podrían ofrecer más beneficios. Además, los médicos son más propensos ahora a recetar insulina a las personas con diabetes tipo 2.

 

Dr.Fco. Rodríguez Díaz.

Medicina Interna.

CLÍNICA RINCÓN NERJA

Axarquía Salud