En esta ocasión en el Hospital Regional de Málaga.

Ya es duro tener que pasar por un hospital, donde uno se siente fuera de lugar, si encima tenemos que ir con nuestros peques la cosa es más tensa.

Gracias a iniciativas como esta en el Hospital Regional de Málaga, los pequeños tienen zonas donde poder pasar un “rato” agradable, mientras esperan su turno. Bueno por lo menos algo es algo.

Un aplauso para Lilly y el Servicio de Endocrinología del Hospital. 

Axarquía Salud