Si es así, muchos de los que estáis leyendo esto deberíais de reevaluar el tratamiento que usáis para esta patología. 

Es un fármaco ámpliamente utilizado para los dolores de espalda. Pero ahora vienen estos científicos y nos dicen que su uso es igual que dar un placebo…

¿Ahora qué? Habrá que revisar el botiquín.

Axarquía Salud