A cualquier edad el sedentarismo es muy peligroso. Siempre he pensado que:

«a quien no mueve los pies se le para la cabeza».

Si a esto añadimos la diabetes en la ecuación, el beneficio de hacer ejercicio físico está claro. No hace falta que nos machaquemos en el gimnasio. Con el simple hecho de andar todos los días unos 30 minutos nuestra salud nos lo agradecerá.

Axarquía Salud