Podemos comer lo que nos apetezca (con cabeza). Pero ya puestos vamos a comer lo que mejor nos siente.

A menos que se especifique por un médico o dietista, los pacientes con diabetes no necesariamente tienen que eliminar el pan o productos de su dieta.

Axarquía Salud