Los principales factores de riesgo son la cirrosis por virus de la hepatitis C y la cirrosis alcohólica. Pero en los últimos años se ha relacionado con otra situación mucho más prevalente. 

La esteatohepatitis no alcohólica. Esta condición, tras 10 ó 20 años de evolución -muchas veces silenciosa y asintomática- puede llevar a la cirrosis y, consecuentemente, a la aparición del cáncer.

Aquí os dejo algo más de información sobre esta enfermedad más que prevalente. 

Axarquía Salud