Una imagen vale más que mil palabras. Y esta lo vale mucho más.

A la hora de realizaros un control de glucemia, NUNCA, NUNCA, NUNCA, os pinchéis en la yema de los dedos.

SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE, en los laterales de los dedos.

Parece una perogrullada, pero os aseguro que hay muchísimos pacientes que siguen haciéndolo mal.

 

Diabetes-revertir-curar-sanar-remedios-caseros

Axarquía Salud