Hay que ser sistemáticos.

Hay una serie de recomendaciones de forma general, para el correcto cuidado del pie diabético. Al final podemos llegar a tirar la toalla, pero seguro que si somos algo metódicos en este acto nuestros pies nos los van a agradecer.

Axarquía Salud