Es algo que ya teníamos claro. Cuanta menos carne comamos mejor. Si la carne es de confianza (nuestro carnicero del barrio) podemos comerla sin perder el norte. Y mucho mejor, que no sea carne roja.

Nuevos datos que apoyan el consumo de comida variada (con sus raciones semanales de carne), para prevenir la aparición de la diabetes tipo 2.

Axarquía Salud