Hace tiempo ya os dejé esta imagen, que creo que es bastante impactante, por lo que para todo aquel, que no la haya visto, aquí la tenéis. En ella podemos ver lo que ocurre con la punta de la aguja con cada pinchazo. Con el uso cada inyección es un «castigo». Duele más y hay más posibilidad de infección.

Las agujas hay que cambiarlas todos los días y algo que aunque parezca de perogrullo no compartirlas.

 

agujas-usadas

Axarquía Salud